Acerca del Sitio

Tranformando Tu Pensamiento.

Está demostrado que nuestros pensamientos influyen nuestros sentimientos. Que nuestros sentimientos influyen nuestras acciones. Que nuestras acciones repetidas forman hábitos. Que nuestros hábitos nos han convertido en lo que somos hoy.

Una forma de saber qué es lo que pensamos es seguir el camino descrito arriba en forma inversa. ¿Cuáles son tus hábitos? ¿A qué dedicas tiempo?

Simplemente haz una lista de las actividades que llevas a cabo en una semana normal. A un lado de cada actividad escribe el número de horas que le dedicas. Marca las 5 actividades a las que le dedicas más tiempo.

Esas cinco actividades son hábitos que has desarrollado, repitiendo una y otra vez alguna acción. ¿Qué piensas acerca de esos hábitos? ¿Qué pensamientos te llevan a realizar esas acciones.

Por ejemplo si en tu lista está mirar la TV, ya sea por que miras noticias, telenovelas, películas, o lo que sea, ¿Por qué lo haces? ¿Sientes que es una recompensa que mereces después de tanto trabajar? ¿Sientes que te ayuda a descansar o relajarte? ¿Por qué sientes eso? ¿Cuáles son los pensamientos detrás de esos sentimientos?

Entonces, si seguimos pensando lo mismo que pensamos hoy, seguiremos siendo los mismos que somos hoy, seguiremos la misma tendencia que hemos seguido hasta hoy. Si somos ricos, seremos más ricos. Si somos exitosos, seremos más exitosos. Si somo pobres, seguiremos siendo más pobres. Si estamos endeudados, seguiremos endeudándonos.

Pero no importa la situación actual en la que te encuentres. Puedes aspirar a lograr un cambio, aspirar a lograr el propósito de Tu Vida, Tu Propósito. Si no estás tan cerca de Tu Propósito como debieras, puedes acercarte, nunca es tarde.Si ya estás cerca, puedes acelerar el alcanzarlo.

Para ello, en este sitio ofrecemos información, intentamos que dicha información podamos convertirla en sabiduría. La única forma de cambiar nuestra situación es cambira nosotros.

Sólo podemos cambiar si cambiamos lo que hacemos. Para cambiar lo que hacemos necesitamos cambiar lo que pensamos.

No existe magia, ni una píldora mágica, para cambiar la forma en la que pensamos, necesitamos recurrir a el conocimiento. Si dicho conocimiento ha probado servir hace cientos de años, igual que hoy, pues mucho mejor.

Pensar como han pensado los hombres más exitosos (Como Salomón, el hombre más rico en toda la historia, o como Thomas Edison, o Henry Ford), seguramente nos acercará a vivir como vivieron ellos, a lograr lo que ellos lograron.

Si se ha demostrado que ese conocimiento es capaz de transformar vidas, pues entonces lo usaremos.

No trataremos de ofrecer magia, ni ofrecer recetas mágicas, ni ofrecer sentimientos, ni declaraciones, ni deseos, ni secretos. Si buascabas algo de estso, te pido una disculpa, no lo encontrarás aquí.